Es una estrategia que dispone el sistema escolar, con el propósito de contribuir al mejoramiento continuo de la calidad de la educación que se imparte en el establecimiento educacional, favoreciendo la presencia en la sala de clases, la participación y el logro de los objetivos de aprendizaje de todos y cada uno de las y los estudiantes, especialmente de aquellos que presentan Necesidades Educativas Especiales (en adelante NEE), sean éstas de carácter permanente o transitoria. A través del PIE se ponen a disposición recursos humanos y materiales adicionales para proporcionarles apoyos y equiparar oportunidades de aprendizaje y participación.

Son las necesidades que presenta un estudiante en un determinado momento de su proceso educativo, y donde precisa ayuda y recursos adicionales, ya sean humanos, materiales o pedagógicos, para conducir su proceso de desarrollo y aprendizaje, y contribuir al logro de los fines de la educación.

·         Intervención con estudiantes, dentro y/o fuera del aula regular (educador diferencial y/o psicopedagógica, fonoaudiológica y psicológica).

·         Trabajo colaborativo con los docentes de aula

·         Trabajo de coordinación con UTP y evaluadores externos.

·         Trabajo con familia